Visita al humedal de Parpacén (Granada)

Antonio Malpica Cuello

5/5/17.-

Contamos aún con un conjunto específico en las inmediaciones de Huéscar. El llamado lavadero de lanas de Parpacén. Si bien es un área recreativa y se usa como tal, no tiene las características que presentan las conocidas como Fuencaliente.
Nace el agua de un manantial que almacena allí una importante cantidad que se distribuye por varias acequias que sirven para regar los campos cercanos. Todo el terreno está lleno de juncos y otra vegetación de humedales. Aunque no es muy extensa la acumulación de agua, da lugar a una pequeña laguna, a donde a veces acuden aves acuáticas para reposar en sus desplazamientos.
En una pequeña elevación al oeste, un poco, no demasiado, retirada del nacimiento, hay un asentamiento romano en el que hemos podido identificar terra sigillata y cerámica romana común. Se encuentra en una pequeña elevación por encima del espacio
húmedo. Se le denomina Parpalén al asentamiento, hoy parcialmente ocupado por un cortijo y campos de labor.
Parpacén fue empleado como espacio para el ganado en la época de máxima explotación ganadera del conjunto oscense.