Albufera de Adra

Localización: la Albufera de Adra (Albufera Honda y Albufera Nueva) constituye un humedal litoral localizado en el T.M. de Adra (Almería). Integra dos lagunas que en conjunto ocupan una extensión aproximada de 66 hectáreas.

 

Caracterización geográfica: situadas dentro de una cuenca endorreica, las dos lagunas que componen la Albufera de Adra se nutren principalmente de la escorrentía procedente de las ramblas de Las Adelfas y de la Estanquera, así como por infiltraciones subterráneas del acuífero circundante.

            Estas lagunas litorales se han formado en el antiguo delta del río Adra. Su morfología actual es consecuencia de los procesos de formación de la llanura deltaica, la desviación el río Adra y la construcción del puerto de Adra, que alteró el perfil deltaico del cauce. Se trata de humedales permanentes con un alto grado de eutrofización debido a la actividad agrícola (cultivos intensivos bajo plástico) que se desarrolla en su entorno. Esta albufera constituye un ecosistema acuático de gran importancia ornitológica, siendo las especies más abundantes la focha común y la gallineta común, así como diversas anátidas. Desde el punto de vista vegetal, destacan las comunidades helofíticas (aneales y carrizales), así como cañaverales, juncales, tarajales y espartales.

            La presión territorial más relevante a la que está sometida este humedal se corresponde con la intensificación de los invernaderos circundantes, que aportan directa e indirectamente abonos que producen un efecto continuado de contaminación de la lámina de agua, interrumpiendo su equilibrio ecológico.

 

Caracterización histórica. Valores sociales y culturales: la interacción sociedad – medio se ha manifestado históricamente en la Albufera de Adra. Así, el ser humano ha aprovechado los recursos naturales que este humedal le ofrecía: vegetación helofítica y freatófita para pastoreo, construcción, leña, artesanía, abono, decoración, agricultura, aprovechamiento de la pesca, etc. Sin embargo, en la actualidad, el régimen legal de las lagunas permite un uso muy restringido de las mismas, pese a que en el terreno ganado al medio palustre está actualmente asentado una intensiva actividad agrícola bajo plástico que ha generado un paisaje, cuanto menos, caótico. No obstante, el uso para la investigación que se desarrolla en este relíctico “espacio natural” aporta una gran producción científica, didáctica y educativa.

 

Principales figuras de protección ambiental: Reserva Natural, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), Humedal Ramsar, Humedal Andaluz (Inventario Humedales de Andalucía – IHA), LIC (Lugar de Interés Comunitario), Zona de Especial Conservación (ZEC).