Punta Entinas - Sabinar

Localización: humedal litoral localizado en el extremo suroccidental de la provincia de Almería. Se extiende desde el Faro del Sabinar hasta la urbanización ejidense de Almerimar, ocupando una extensión aproximada de 300 hectáreas. Se trata de un humedal con hidroperíodo permanente, pues permanece con agua incluso durante largos períodos de estrés hídrico.

 

Caracterización geográfica: este humedal mesohalino se alimenta por las aguas de drenaje de su cuenca vertiente, descargas del acuífero conformado por calcarenitas y depósitos sedimentarios de la cuenca y por infiltraciones de agua marina. El aporte de escorrentía superficial es escaso y las salidas principales o pérdidas hídricas se producen por evaporación e infiltración.

            Las principales formaciones vegetales están constituidas por comunidades halófilas de orla que contrastan con lentiscares y sabinares situados en los cinturones dunares que separan a las lagunas del mar. Asociada a esta vegetación, se desarrolla una rica avifauna en la que destacan las concentraciones de larolimícolas y anátidas.

            No obstante, este humedal se localiza en un área donde el principal uso es la agricultura intensiva bajo plástico, que ocupa cerca del 62% de su cuenca vertiente. En consecuencia, las principales tensiones territoriales se corresponden con una agricultura en conflicto con la conservación del medio, así como un turismo creciente por la expansión urbanística que afecta al litoral.

           

Caracterización histórica: la producción salinera ha tenido una gran importancia histórica hasta mediados del S.XX. Así, las Salinas Viejas y de Cerrillos (que forman parte del sistema Punta Entinas-Sabinar) formaron parte de un conjunto de salinas ubicadas en el litoral andaluz, donde la obtención de sales de origen marino tuvo una presencia significativa en las provincias de Huelva, Cádiz, Granada y Almería.

            Posiblemente estas salinas datan de época fenicia, aunque su explotación se ha confirmado a partir del S.XI, durante el reinado musulmán de Almohacín.

            La sal se utilizaba tanto para el consumo directo como condimento, la salazón del pescado y la alimentación del ganado trashumante. En el S.XVI, estas salinas pasaron a mano de la monarquía, donde la explotación y venta exclusiva de sales fue un estanco de la Corona, administrado por la Real Renta de Salinas.

            La explotación salinera, tan características de los humedales salinos de Andalucía tanto interiores como litorales, se ha mantenido en Punta Entinas – Sabinar hasta 1988, cuando cesó su utilización como balsas evaporadoras.

 

Principales figuras de protección ambiental: Paraje Natural y Reserva Natural, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), Lugar de Interés Comunitario (LIC), Humedal Ramsar, Humedal Andaluz (Inventario Humedales de Andalucía – IHA).